Estrés

Depresión, falta de apetito, dolor de espalda, cuello u hombros, cansancio crónico. Suelen ser algunos de los padecimientos que hacen visible una enfermedad que ataca de forma silenciosa y solapada como el estrés.

El estrés es la sensación de enfrentarse a una amenaza que no se puede sobrellevar. En las grandes ciudades de los países industrializados, nueve de cada diez personas que concurren a consultorios médicos presentan síntomas compatibles con el síndrome del estrés.

Se aconseja estar atento a las situaciones de conflicto, discusiones o exigencias del día a día que pueden salirse de control. Estas tensiones de la vida cotidiana pueden obedecer a otro síndrome más generalizado, el de la ansiedad, producida por estímulos externos que se reiteren por más de seis meses, que es el tiempo estimado para que se arraigue la patología. La ansiedad generalizada es el origen además de los ataques de pánico, las fobias y la depresión, así como los trastornos de sueño.

El estrés está considerado como “la epidemia del siglo XXI” y para muchos es el detonante de otros problemas que padece nuestra sociedad, como el incremento alarmante de los accidentes de tráfico. Lo que hoy vemos en la calle es violencia y trastornos de conducta.

Ante la aparición de estos síntomas, se recomienda el ejercicio físico, las actividades recreativas y algún hobby para canalizar las tensiones y presiones, y así recuperar las energías.

Anuncios